Carlos Ruiz Zafón

(Barcelona, 1964 – Los Ángeles, USA, 2020) Escritor español, creador de La sombra del viento, uno de los best sellers más relevantes de la literatura reciente. En junio de 2008 se habían vendido de esta novela bastante más de diez millones de ejemplares a nivel mundial.

Carlos Ruiz Zafon

Carlos Ruiz Zafón se educó en el colegio de los Jesuitas de Sarrià y, más allá de que más adelante cursó estudios de periodismo, encaminó su trayectoria profesional hacia la propaganda. En 1992 tomo la decisión de dejar su trabajo como director creativo de una sustancial agencia de la Localidad Condal (“Antes de quedar atrapado en un nivel barato del que no me podría desacostumbrar”, dijo) y ocuparse a escribir.

Su primera incursión en la narrativa de fantasía, terror y aventuras, El príncipe de la niebla (1993), ambientada en un pueblo marítimo del sur de Inglaterra a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, consiguió el premio Edebé de literatura juvenil. El flamante novelista tomo la decisión de entonces invertir los tres millones de pesetas del galardón en llevar a cabo situación un viejo sueño de niñez (“De reducido poseía fijación por el cine americano tradicional y por el planeta del jazz. Decía a mis amigos: Cuando sea más grande viviré en Los Ángeles”) y se estableció en Los Ángeles, California, localidad donde residió desde 1994 y donde compaginaba su trayectoria literaria con la de escritor de guiones cinematográfico.

A El príncipe de la niebla le seguirían El palacio de la medianoche (1994), cuya trama se lleva a cabo en la Calcuta de los años treinta, y Las luces de septiembre (1995), alrededor de un enigmático desarrollador de juguetes, sendos títulos además dirigidos al público juvenil que, con el previo, se reunirían más adelante en el volumen La trilogía de la niebla (2007). En 1999 aparecería Marina, ambientada en una Barcelona brumosa y estilizada que preludiaba la de La sombra de viento.

En 2001 Ruiz Zafón divulgó su primera novela para mayores, La sombra del viento, una historia ambientada en la Barcelona de la posguerra al estilo del folletín decimonónico de Charles Dickens o Victor Hugo, con una trágica historia de amor como trasfondo, donde se amalgamaban, con enorme fuerza narrativa, los elementos clásicos del género: novela histórica, costumbrismo, intriga y suspense. La novela había quedado finalista del premio Fernando Lara 2000, que ganaría Ángeles Caso con Un extenso silencio, y, aunque las bases del galardón limitaban la publicación a la obra ganadora, Editorial Planeta tomo la decisión de llevar a cabo una distinción frente la calidad de la novela y “el acierto con el que se ha aproximado a temas universales como el cariño, el secreto o la falta de la inocencia”.

El triunfo del libro no fue inmediato. Aquel año la novela pasó completamente inadvertida de parte de la crítica nacional, aunque próximamente se vería que no fue de esta forma entre los que leen, que iban a conseguir, por medio del boca-oreja, convertirla en un fenómeno literario, algo parecido a eso que sucediera con Javier Cercas y su novela Soldados de Salamina (2001). Próximamente, la estela de Ruiz Zafón se puede llegar a extender a otros territorios. En Alemania, entre otras cosas, el canciller Gerhard Schröder recomendó de forma pública su lectura, y próximamente se comparó la difusión del escritor en ese país con la de Javier Marías.

En 2004 La sombra del viento fué traducida a 40 lenguajes. Ese mismo año consiguió el premio José Manuel Lara Hernández a la obra más vendida en España; la biblioteca central de la región de Nueva York la seleccionó como “libro para recordar”, y fue conocida en Francia como la preferible novela extranjera del año. El jurado, conformado por escritores, críticos y editores, resaltó que la novela de Zafón era «a la vez alcanzable al enorme público y una obra de erudito». La obra consiguió además un destacable triunfo de crítica (el períodico The New York Times comparó al creador con Borges). Convertido inesperadamente en uno de los fenómenos editoriales más indispensables de la literatura reciente, el libro permitió a su creador terminar con lo que él mismo definió como «mi etapa con las novelas juveniles».

4 años luego, en junio de 2008, La sombra del viento llevaba 247 semanas en la lista de los diez libros más vendidos en España, y a nivel mundial se habían vendido 10 millones de ejemplares. Aunque Ruiz Zafón había recibido suculentas promociones para llevar la novela a las pantallas cinematográficas, se resistió a ceder los derechos si no le ofrecían “garantías de que se va a llevar a cabo con un cierto decoro; si no, quiero que no haya película, lo sustancial es el libro”.

El 17 de abril de 2008, con una operación mediática sin precedentes y una tirada de un millón de ejemplares, llegaba a las librerías españolas la novedosa novela del escritor, El juego del ángel, donde el creador retomaba el universo del Cementerio de los Libros Olvidados. La exhibición del libro sucedió en el Enorme Teatro del Liceo barcelonés, engalanado para la oportunidad con una escenificación increíble que recreaba una vieja biblioteca. Escasas ocasiones un acto de estas propiedades había generado tanta expectativa y tal encontronazo en los instrumentos sociales para informar y comunicar (150 periodistas y 15 cámaras de tv cubrieron el evento). Si La sombra del viento había conseguido apoderarse a millones de leyentes sin solamente promoción, en esta oportunidad la novedosa distribución venía avalada por una operación promocional más caracteristica de otro tipo de eventos, como la exhibición de una película o de un grupo de rock.

El juego del ángel nacía, desde un inicio, para transformarse en best seller, y de esta forma fue. Diez días luego de la aparición del libro, coincidiendo con la festividad de San Jordi en Cataluña (el 23 de abril), Ruiz Zafón fue la estrella más necesitada del firmamento literario. Frente la carpa apta para la firma de libros, ambientada como si se tratara del Cementerio de los Libros Olvidados, las colas superaron todas las expectativas. Centenares de personas esperaron por varias horas para hacerse con una dedicatoria del creador. Según las cantidades facilitadas a más reciente hora de ese día, sólo en Cataluña se habían vendido 250.000 ejemplares (unos 20.000 cada hora, o lo que es semejante, bastante más de 300 cada segundo). En una semana se habían vendido 580.000 ejemplares. Lo mismo sucedió en junio en la Feria del Libro de Madrid.

Un triunfo esperado, pero apabullante, al que habría que agregar el que se suponía en otros territorios, como Francia, Alemania, Portugal o Inglaterra, con los que la editorial ya había firmado los contratos de organización. Carlos Ruiz Zafón no descartaba por entonces volver a instalarse en España; aunque casado y habitante en Los Ángeles, mantenía un estudio en Barcelona con la Sagrada Familia. El exitoso novelista, no obstante, permanecería ya para toda la vida en California, escribiendo acorde a su inveterada práctica de noche, entre su recopilación de figurillas de dragón.

Poseía pensado llenar La sombra del viento y El juego del ángel con otras dos novelas; crear, al fin y al cabo, una tetralogía ambientada en el mismo universo literario: la Barcelona enigmática y gótica que va desde la era de la revolución industrial hasta los años posteriores a la guerra civil de españa. El emprendimiento se cumplió a un ritmo regular: tres años luego de El juego del ángel nació El prisionero del cielo (2011), y otros cinco después, la cuarta y más reciente distribución de la tetralogía, El laberinto de los espíritus (2016). Recién entrado en la cincuentena, aparentaba designado a una madurez creativa y pródiga; un cáncer de colon, no obstante, truncó inesperadamente su trayectoria.

El escritor murió en Los Ángeles el 19 de junio de 2020, con tan solo 55 años.

Libros de Carlos Ruiz Zafón

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello Política de Cookies