Resumen de El Príncipe de la Niebla, de Carlos Ruiz Zafón

Resumen de El Principe de la Niebla de Carlos Ruiz Zafon

Antes de vencer a nivel en todo el mundo con La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón ya había demostrado que su prosa era diferente. Desde que divulgó su primera novela, El Príncipe de la Niebla, en 1993, dejó claro que la literatura juvenil se encontraba de suerte.

El Príncipe de la Niebla se transformaría en la primera novela de La trilogía de la niebla, a la que le seguirían El palacio de la medianoche y Las luces de septiembre. Carlos Ruiz Zafón lo poseía claro: había nacido para contar las historias de jóvenes que se enfrentaban a toda clase de peligros y secretos, pero, más que nada, se enfrentaban a la madurez.

➡️ Tabla de contenido
  1. Personajes de El Príncipe de la Niebla
    1. Personajes principales
    2. Personajes secundarios:
  2. Resumen de El Príncipe de la Niebla
    1. Introducción
    2. Nudo
    3. Desenlace
  3. Opinión de El Príncipe de la Niebla

Personajes de El Príncipe de la Niebla

Personajes principales

  • Max Carver: un chaval de 13 años que madura durante la historia. Es capaz y osado, aunque un poco asustadizo.
  • Alicia Carver: hermana más grande de Max, de 15 años. Se conquista de Roland nada más verle y terminan teniendo una relación muy tierna.
  • Roland: un joven prominente y angosto de 17 años, piel bronceada, ojos verdes y cabello castaño. Vive con su abuelo adoptivo en el faro del pueblo y tiene una cabaña en la playa. Se conquista de Alicia, la hermana de Max.
  • Víctor Kray: abuelo adoptivo de Roland y farero del pueblo, Es un adulto mayor que construyó él solo el faro en 1919, luego de subsistir al naufragio del Orpheus.
  • El Príncipe de la Niebla: llamado Caín, es un hombre con ojos que cambian de color y que jamás parpadean. Su voz es grave y pausada, y sabe cómo usar la magia para objetivos malévolos. Otorga deseos en lugar de favores tétricos y siempre cobra sus deudas.

Personajes secundarios:

  • Irina Carver: hermana menor de Alicia y Max, de ocho años. Adopta un gato al llegar al pueblo, pero dicho gato sólo trae mala suerte y inconvenientes. Por su culpa, va a tener un incidente que le va a hacer ingresar en coma.
  • Maximilian Carver: padre de Max. Es relojero e inventor. Escoge marcharse a vivir a un pueblo en la costa del Atlántico para escapar de la guerra. Andrea Carver: madre de Max.
  • Richard Fleischmann: padre de Jacob y marido de Eva Gray. Muere por una extraña patología, ya que no abonó la deuda que poseía con el Príncipe de la Niebla. Era buen amigo de Víctor Kray.
  • Eva Gray: mujer de Richard y madre de Jacob. Además era buena amiga de Víctor Kray, quien se encontraba enamorado de ella.

Resumen de El Príncipe de la Niebla

Introducción

En verano de 1943, en medio de una Segunda Guerra Mundial, Max cumple 13 años. Es descendiente de Andrea Carver y de Maximilian Carver, un relojero e inventor, y tiene dos hermanas: Alicia, de 15 años, e Irina, de ocho. Maximilian agrupa a toda la familia para reportar de que se van a alterar a un pueblo a orillas del Atlántico, novedad que no pilla por sorpresa a nadie salvo a Max, debido a que no quiere dejar el colegio ni a sus amigos. Al preguntar a su padre si se mudan por la guerra, éste le responde que no y le regala un reloj de plata con la inscripción: "La máquina del tiempo de Max".

A la mañana del próxima día, la familia se pone en marcha y, tras muchas horas de viaje, lo primero que ve Max al llegar a su destino es el mar, que jamás antes había visto. Paseando por el pueblo, pensó que aparentaba una maqueta. De sendero a casa, eligieron llevarse un gato que habían visto en la estación de tren y había enamorado a Irina. Max, por su lado, se percató de que el reloj de esa estación funcionaba al revés.

El nuevo lugar de vida de la familia fue constituido por un cirujano londinense, Richard Fleischmann, y su mujer, Eva Gray. Lo utilizaban como vivienda de veraneo y solamente salían y se relacionaban con la gente del pueblo, porque eran muy solitarios. Todo cambió cuando surgió su hijo, Jacob, quien murió ahogado a los siete años, lo que arrastró a sus padres a la infelicidad más absoluta.

Dos años luego de eso, Richard murió y los abogados de Eva eligieron poner la vivienda en venta, y Maximilian la tuvo en cuenta ideal para huír de la guerra.

De sendero a la vivienda, Max ve una silueta negra en el mar, la cual desaparece poco luego. Al llegar, deciden limpiar la vivienda y mandan a Max a matar las arañas del piso de arriba; al subir, ve a la distancia un jardín de esculturas abandonado con el símbolo de una estrella de seis puntas. Esa noche, Max sueña que una figura le susurra cosas al escuchado y que regresa a conocer la silueta que vio en el mar.

Al día siguiente, Max va al jardín de las esculturas. Distingue unas veinte esculturas que representan a los integrantes de un circo, todas viendo hacia el oeste y dispuestas con apariencia de estrella de seis puntas.

En el centro había un payaso sonriente con el brazo extendido y el puño cerrado. En una losa de piedra regresa a conocer la misma estrella de seis puntas. Cuando regresa a ver al payaso, se percata de que su puño se ha abierto, y huye a su casa. Ahí, su padre le cuenta a la familia que encontró un proyector de cine y películas viejas en el estacionamiento.

Al día siguiente, Max se dirige al pueblo y visita el faro, donde conoce a Roland. Éste le enseña el pueblo y después lo transporta a los acantilados, donde le cuenta a Max que cerca hay un barco hundido en 1918, el Orpheus, y que el exclusivo superviviente se quedó en el pueblo y construyó el faro.

Ese hombre, en este momento adulto mayor, era el farero del pueblo y el abuelo adoptivo de Roland, Víctor Kray, debido a que sus padres cuidaron del adulto mayor cuando éste sobrevivió al naufragio y después, morirían en un incidente de coche, por lo cual el adulto mayor se transformó en farero y se realizó cargo de Roland cuando éste poseía un año.

Esa noche, Max ve triste a su hermana Alicia y le cuenta su acercamiento con Roland, invitándole a una quedada que habían ordenado al día siguiente para bucear. Después, se reúnen en familia para ver las películas viejas que había en la casa; en ella, había grabaciones hogareñas de Jacob y se ve un jardín: el jardín de las esculturas. Max mira que el payaso de la grabación es distinto al que vio él.

Al finalizar de ver las cintas, la familia se va a reposar y Alicia le confiesa a Max que la noche previo al viaje, ella soñó con el payaso de la película, salvo que en el sueño no era un payaso.

Nudo

Al día siguiente, Alicia se despierta siendo observada por dos ojos amarillentos: se habla del gato que su hermana, Irina, se emperró en llevar a casa. Alicia odiaba bastante a ese gato, porque siempre la observaba y perseguía. Después de eso, se marcha con Max a comprender a Roland; tanto Alicia como Roland se quedan prendados el uno del otro nada más verse.

Van al faro, donde Roland les enseña una cabaña que él mismo había habilitado en la playa, y donde almacena elementos que él mismo ha rescatado del barco hundido.

Max y Roland van a bucear e investigar el barco, donde no hay peces ni vegetación. A lo largo de la expedición, Max ve que en la bandera del barco está la misma estrella de seis puntas que en el jardín de las esculturas. Al escapar del agua, Max le cuenta a Roland la historia del jardín, y Roland le cuenta a Max la historia del barco hundido.

El Orpheus era un buque mercante que se hundió el 23 de junio de 1918. Era de un holandés alcohólico que lo alquilaba a contrabandistas, y perdió el barco jugando a las cartas con un tal Míster Caín. Aunque perdió su buque, convenció a Míster Caín de que le perdonara la deuda en lugar de que le transportara a él y a su circo al otro lado del Canal de la Mancha.

El abuelo adoptivo de Roland, Víctor, poseía una cuestión a resolver con Míster Caín, y tomo la decisión de emprender el barco como polizón para no perderle de vista. Cuando el barco naufragó en la costa por una tormenta, Víctor sobrevivió porque se encontraba escondido en un bote salvavidas.

Mientras tanto, en el hogar de Max, Irina está en la cuarto sola cuando escucha unas voces. Piensa que es su madre, pero la ve en el jardín, y comprueba que las voces surgen del armario. Aunque lo cierra con llave, éste se abre solo e Irina intenta escapar, pero el pomo de la puerta se traba.

Del armario sale el gato e Irina ve una sonrisa y unos ojos brillantes, y escucha las voces susurrando su nombre. El gato se regresa a meter en el armario, con su amo. Irina, que sigue forzando la puerta, cae escaleras abajo cuando ésta se abre de golpe y queda inconsciente. Su madre, desde el pie de la escalera, ve cómo el gato mira todo con sus ojos dorados.

Cuando Alicia, Max y Roland vuelven a la vivienda, Maximilian les enseña que Irina está en coma por un incidente y se la llevan al hospital. Al quedarse los tres solos, Roland ofrece que se bañen en el mar, aunque sólo Alicia permite, porque Max los quiere dejar solos. Hacen una hoguera en la playa y hablan cerca de la misma; Max confiesa que la noche previo había vuelto a conocer la cinta donde hace aparición el jardín de las esculturas y que se había dado cuenta de que ninguna se encontraba colocada como lo estaban en el jardín. Roland admite que transporta cinco años soñando con la cara del payaso. Max ofrece preguntar a su abuelo sobre esto.

Al día siguiente, siendo un día nublado y oscuro, Roland nota que su abuelo está todo el tiempo vigilando hasta que salga el sol, porque teme que su enemigo regrese, algo que piensa que va a ocurrir porque está teniendo pesadillas, y teme no poder confrontar a él porque es adulto mayor y débil. Comentando del tema con Roland, admite que se ha distanciado de él porque teme que su enemigo lleve a cabo inconveniente a Roland; éste, por su lado, le cuenta lo que ocurrió en la familia de Max, y Víctor le dice que quiere comprender a Max y Alicia. Los dos hermanos, por su lado, reciben novedades de Irina: optimización, pero no está fuera de riesgo. Max y Alicia conocen a Víctor, y Max le cuenta todo lo que había ocurrido desde que llegaron al pueblo. Víctor, entonces, les cuenta su crónica.

Cuando era joven, Víctor conoció por medio de su amigo Angus a Caín, también conocido como el Príncipe de la Niebla. Caín era un mago tramposo y malvado que concedía deseos en lugar de un pacto, y sucede que siempre poseía que recibir algo a cambio.

Angus, entre otras cosas, pidió que readmitieran a su padre en el trabajo, pero no ha podido abonar su deuda, que era quemar la tienda del hombre más rico del vecindario, y Víctor descubrió el cuerpo de Angus congelado con el símbolo de Caín en una medalla que colgaba de su cuello: una estrella de seis puntas. Su familia se movió al sur y él creyó que todo había acabado, no obstante, eso no era más que el inicio.

Víctor volvió a hallarse con el Príncipe de la Niebla en un parque temático, en una caseta cuya puerta enseñaba una estrella de seis puntas. A los pies del mago había un gato de ojos dorados y, en un estante, un reloj que iba al revés.

Caín tuvo la intención de que Vítor pidiera un deseo, pero no lo consiguió. Años después, Víctor conoció en la facultad a Richard Fleischmann y los dos se enamoraron de Eva Gray. La noche de la graduación, Víctor y Richard, borrachos, acabaron en la caseta de Caín, que apareció por arte de magia por medio del a niebla. Richard pidió como deseo el cariño de Eva Gray; a cambio, Caín pidió la vida de su primogénito.

Richard y Eva se casaron y, a lo largo de años, Richard drogó a su mujer para que no se quedase embarazada, aunque los dos empezaban a deprimirse al no tener hijos. Víctor tomo la decisión de contribuir a su amigo y buscó a Caín, quien en este momento era un payaso de circo, un circo que, de todos modos, escondía miles de criminales. Caín poseía que escapar del país y para ellos se embarcaron en el Orpheus, y Víctor con ellos. Cuando el Orpheus naufragó, Víctor creyó que Caían había muerto y se lo ha dicho a Richard, quien dejó de drogar a su mujer y tuvieron a su primer hijo: Jacob. Víctor, por su lado, tomo la decisión de crear el faro para controlar por si el Príncipe de la Niebla regresaba. Años después, Jacob murió ahogado, y Víctor supo que el Príncipe de la Niebla jamás se había ido.

Max no acaba de creerse la historia, porque piensa que hay algo que no encaja, y escoge que lo investigará por su cuenta. Cuando Max y Alicia vuelven a casa, Max se proporciona cuenta de que el gato no está. Esa misma noche, escoge ver más películas hogareñas. En una de ellas ve la esfera de un reloj que va al revés.

El reloj lo sostiene la mano de la escultura del payaso, y a sus pies está la escultura del gato de Irina con la garra alzada al vacío. Max se proporciona cuenta de que la imagen del payaso se desplaza de manera imperceptible: sus pupilas se dilatan y su sonrisa deja ver una dentadura afilada, como la de un lobo. Max sube a la cuarto, y desde la ventana mira el jardín de las esculturas envuelto por la niebla.

Al día siguiente, Max despierta solo. Encuentra una nota de Alicia, donde dice que se fué a la playa con Ronald y que Irina se sigue recuperando. Cuando va a buscarlos a la playa ve que se están besando, por eso escoge dejarlos solos e ir al cementerio del pueblo a buscar la tumba de Jacob. Ahí encuentra un mausoleo con el nombre de Jacob Fleischmann; dentro, avisó que en su tumba se encontraba la estrella de seis puntas.

Al irse, vio que el ángel de piedra que se encontraba en el techo del mausoleo en este momento se encontraba en la puerta, señalándole con el dedo.

El ángel se transforma en el payaso y después, desaparece. Max huye del lugar y se le cae el reloj que le regaló su padre, pero no regresa a por él. Escoge ir a conocer a Víctor, quien le dice que deje el tema y queme las películas.

Max está convencido de que Víctor oculta algo. Por su lado, Roland había conseguido una barca a la que había llamado Orpheus II e invita a Alicia y Max a bucear. En esta ocasión Alicia sigue a Roland, y Max se queda solo en la barca. Ronald localiza una sombra en la hondura y hace subir a Alicia a la barca, mientras él se ve arrastrado hacia el fondo por la sombra, que adopta la forma de un payaso.

El payaso arrastra a Roland al interior del Orpheus y justo hace aparición Max y salva a Roland; ve cómo el payaso se transforma en el ángel de piedra y suelta a Roland, a quien Max transporta a la área. Por su lado, Víctor visita el jardín de las esculturas, que está vacío.

Desenlace

Deciden reposar en la cabaña de Roland. Tanto él como Alicia se quedan dormidos, y Max regresa a casa para continuar observando películas. En la cinta, en este momento veía un recorrido por la vivienda que acababa en la cuarto de Irina, en oposición al armario. Vio una mano que sostenía el reloj que le había regalado su padre, aunque las agujas retroceden en vez de seguir, cada vez más rápidamente, hasta que el reloj explota.

Luego la cámara se dirige a un espejo, donde se ve que es Roland quien graba.

En ese instante, la película se traba y Víctor golpea los cristales, pidiendo ingresar. Víctor le enseña a Max que el Príncipe de la Niebla había estado próximo de llevarse a Jacob, pero él lo salvó. Jacob no recordaba quién era ni quiénes eran sus padres, y Eva Gray le logró prometer que lo cuidaría porque, si seguía con ella y su marido, c

Correría riesgo. Tal es así que Víctor lo llamó Roland y lo cuidó como si fuera su nieto adoptivo.

Mientras tanto, en la cabaña, una sombra oscura coge a Alicia y la transporta al Orpheus, que se encontraba emergiendo lentamente. Caín está con Roland y le dice que, si pretendía que Alicia sobreviviera, debía proceder a buscarla. En eso, Max llega a la playa y ve que Roland va a salvar a Alicia, y Max va detrás de él. Caín transporta a Alicia al camarote del capitán, donde estaban sus restos fatales. Ronald revela que sólo puede llegar al barco por medio de la grieta que poseía cuando embarrancó. Por su lado, Víctor es atacado en el faro por dos integrantes del circo que le comentan que es tarde y le noquean.

Max está con Caín, quien le enseña su reloj justo antes de aplastarlo. Le enseña que el tiempo no existe, sino que es una ilusión. Max le pregunta si él había matado a Richard Fleischmann, y Caín contesta que eso es lo que sucede cuando un individuo no paga sus deudas. Lanza a Max al mar y entra en el camarote donde está Alicia, y la ofrece un trato: socorrer la vida de Roland en lugar de la de su primer hijo. Alicia no permite.

El barco se hunde de a poco. Roland sigue intentando encontrar a Alicia, pero está con Caín y escoge aceptar un nuevo trato: su historia por la de Alicia. Caín le sugiere dónde está Alicia y Roland la saca del camarote, pero se queda atrapado bajo toneladas de acero. Alicia intenta rescatarle, en vano, debido a que el barco está hundido y solamente le queda aire.

Roland la besa, otorgándole todo el aire que a él le queda. Alicia sale a la área mientras ve que el Orpheus se hunde llevándose a Roland consigo. El Príncipe de la Niebla por fin ha saldado su deuda.

Al día siguiente, los padres de Max y Alicia vuelven a casa con Irina recuperada. Cuando ve a sus hijos, Maximilian comprende que éstos habían crecido bastante. Por su lado, Víctor escoge marcharse del pueblo. Max va a la estación a despedirse del farero y mira que el reloj se ha detenido. Víctor le proporciona una caja a Max con las llaves del faro.

Pasa el tiempo y Maximilian abre una relojería en el pueblo. Irina se está recuperando y olvida su incidente. Max protege del faro, prendiendo las luces para asesorar a los barcos y vigilando el horizonte. Alicia visita la cabaña de Roland ocasionalmente. Se siente más unida a su hermano que jamás.

Opinión de El Príncipe de la Niebla

El Príncipe de la Niebla es una novela orientada a un público juvenil, por lo cual su prosa es simple y su argumento, simple de continuar, pero intrigante. De hecho, Carlos Ruiz Zafón combina diferentes géneros en esta novela: fantasía, secreto, aventura y romance, lo que la transforma en una historia muy entretenida para adolescentes.

Quien esté familiarizado con la obra de Zafón va a encontrar un claro patrón en El Príncipe de la Niebla y otras novelas suyas. Como es práctica con este creador, la novela se destaca por una realmente bien conseguida ambientación y unos individuos entrañables que representan la viveza y audacia de la juventud.

Aunque cae en algunos tropos, El Príncipe de la Niebla es una lectura rápida y entretenida, que también es de una calidad sublime en su prosa, más que nada sabiendo que es la primera novela de Carlos Ruiz Zafón.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello Política de Cookies