Resumen de El Lazarillo de Tormes

Resumen de El Lazarillo de Tormes

Publicada en 1554, El Lazarillo de Tormes es la novela que inaugura el género de la novela picaresca en España. Su autoría es desconocida, por lo cual hablamos de una obra anónima que cuenta la vida de un reducido pícaro que se ve obligado a estafar y ser útil para subsistir.
Esta novela, publicada como si de una extendida epístola se tratase, refleja la hipocresía y falta de moralidad de una sociedad de españa que se suponía digna y superior pero que, de todos modos, se encontraba conformada por personas que sólo miraban por sí mismas sin asistir al prójimo y cómo esta actitud hipócrita acababa afectando negativamente a todos los estratos de la sociedad en sí misma.

➡️ Tabla de contenido
  1. Resumen de El Lazarillo de Tormes
    1. Tratado Primero
    2. Tratado Segundo
    3. Tratado Tercero
    4. Tratado Cuarto
    5. Tratado Quinto
    6. Tratado Sexto
    7. Tratado Séptimo
  2. Análisis de El Lazarillo de Tormes
  3. Personajes de El Lazarillo de Tormes
    1. Personajes principales:
    2. Personajes secundarios:

Resumen de El Lazarillo de Tormes

El Lazarillo de Tormes es una obra de picaresca de españa, redactada como una amplia epístola que el supuesto autos le envía a un corresponsal al que denomina “Vuestra Merced”. Esta epístola se distribuye en siete tratados que cuentan la crónica de Lázaro. El joven fue apodado Lazarillo de Tormes por dos sucesos: el primero, nacer en el río Tormes, en Salamanca, siendo huérfano de padre, un molinero ladrón llamado Tomé González; el segundo, que su madre, Antonia Pérez, le pusiera a servicio de un ciego en forma de lazarillo. Antonia, además, tiene un hijo con un hombre de raza negra llamado Zaide, por lo cual el Lazarillo tiene un hermanastro mulato.

Tratado Primero

En el primer tratado se nos muestra a Lázaro, un pequeño que surgió huérfano de padre en el río Tormes. Su padre, un molinero que fué ladrón, fué descubierto y desterrado por sus robos. La madre de Lázaro, Antonia, se casó con un hombre de raza negra llamado Zaide y tuvo un segundo hijo mulato. Antonia escoge poner a Lázaro al servicio de un indigente ciego, empezando de esta forma las aventuras del Lazarillo de Tormes: un reducido pequeño que debe buscar comida y ser un pícaro para subsistir.
El ciego al que servía Lázaro era un hombre muy avaro, por lo cual le daba muy poca comida al pequeño. Era un indigente como el Lazarillo y decía que podía acertar si el niño recién nacido que portaban las embarazadas en su vientre era pequeño o niña sólo para conseguir dinero. En oportunidades, además se hacía pasar por médico.
Aprovechando que era ciego, el Lazarillo tomo la decisión de estafar a su amo para beber y comer bastante más de lo que le se encontraba permitido. Entre otras cosas, logró un agujero en la jarra de vino del ciego y lo tapó con cera. Utilizó el frío como explicación para guarecerse bajo las piernas del ciego y esperaba a que el tapón de cera se derritiera con el calor de la lumbre para beber del chorro que caía. Además le engañó con una longaniza y un racimo de uvas. El ciego acabó conociendo el pastel y castigó seriamente al reducido.
Una noche de lluvia, Lázaro engañó al ciego diciéndole que había un río frente a ellos y que para cruzarlo poseía que saltar con todas sus fuerzas para llegar a la otra orilla. El ciego obedeció y, cuando saltó se dio contra un pilar y se quedó atontado. Lázaro tomo la decisión de escapar antes de que el ciego se recuperara y fue de esta forma cómo los dos se separaron.
Cabe destacar que este amo fue el que más le enseñó a Lázaro, dado que era un indigente como él y le enseñó cómo llevar a cabo trampas para conseguir comida y hallar dinero. Aunque le enseñara a partir de golpes, Lázaro guardó en su cabeza todo lo que aprendió con el ciego para estudiar a buscarse la vida él solo después.

Tratado Segundo

Lázaro empieza a mendigar para subsistir y es de esta forma como conoce a un clérigo que necesitaba un ayudante para misa, por lo cual se queda con él. De la misma manera que el ciego, el clérigo era muy avaro y lo trataba mal, otorgándole buena comida sólo cuando iban de entierro.
Un día, el Lazarillo descubrió la llave de la vitrina donde el clérigo guardaba el pan, por lo cual tomo la decisión de comérselo a escondidas y culpar a los ratones que ingresaban por los agujeros. El clérigo tomo la decisión de entonces poner trampas para ratones dentro de la vitrina, pero visualizó que el pan seguía menguando y comenzó a suponer de una culebra que había visto girando por ahí.
Lázaro, que temía ser descubierto, tomo la decisión de que se metería la llave en la boca para ocultarla, hasta que un día se le traspasó y comenzó a silbar como una culebra. El clérigo, suponiendo que era la culebra que le robaba el pan, cogió un garrote y golpeó ahí donde escuchaba el silbido, conociendo que le había golpeado al Lazarillo en la cabeza y que éste poseía la llave. Esperó a que se recuperase y, entonces, eligieron dividir sus caminos.

Tratado Tercero

El Lazarillo llega a Toledo, donde está con un escudero que le da ser su criado. Lázaro permite suponiendo que el escudero va a tener enormes riquezas, le va a tratar bien y le va a proporcionar mucha comida, pero cuando llega a su casa está con un espacio triste y oscuro se percata de que el escudero es un pobre diablo que usa su apariencia para disimular su real estatus.
De nuevo, el escudero aniquila de hambre a Lázaro, otorgándole muy poca comida, por lo cual el pequeño debe ingeniárselas para comer bastante más de lo que se le facilita. El escudero, además, se negaba a trabajar y a mendigar por prejuicios clasistas, forzando a Lázaro a soliciar limosna para los dos porque él sí se lo podía aceptar. El pequeño, cansado de la circunstancia, escoge dejar al escudero al poco tiempo.

Tratado Cuarto

En este tratado Lázaro sólo habla de cómo sirvió a un fraile de la Merced, aficionado a andar bastante. Esta rutina ha podido con el Lazarillo, que tomo la decisión de dejar al fraile al cabo de poco tiempo. Considerable, eso sí, es que el fraile le regaló zapatos a Lázaro.

Tratado Quinto

Lázaro está a su quinto amo: un buldero, oséa, un funcionario que servía a la iglesia católica y que otorgaba bulas en lugar de dinero. Este hombre terminó ser el amo más mentiroso y ruin de todos, dado que era un estafador que se encontraba aliado con el alguacil del pueblo para hallar que la multitud le comprara bulas.
Como nadie compraba las bulas, el buldero tomo la decisión de inventarse que el alguacil se había metido en una pelea ficticia, donde el alguacil “moriría” pero después “resucitaría” milagrosamente, todo porque Dios le protegía por haberle comprado una bula. El Lazarillo, observando todo lo que era con la capacidad de llevar a cabo su amo por algo de dinero, tomo la decisión de marcharse porque, además, le prestaba poca atención.

Tratado Sexto

En este tratado, el Lazarillo cuenta sus vivencias con su sexto amo, un hombre que pintaba panderos, pero lo dejó porque decía que sufría bastante con su trabajo.
Más tarde conoció a su séptimo amo, un capellán oportunista que se valía de otra gente para recibir provecho. Esto le ayudaba a hallar proporciones visibles de dinero. Por eso, el capellán se facilita darle a Lázaro su primer trabajo con sueldo.
El Lazarillo estuvo 4 años con el capellán, hasta poder recibir la proporción de dinero bastante como para comprarse ropa decente (aunque usada) y una espada. Cuando el Lázaro llevó a cabo estas compras, le ha dicho al capellán que no pretendía continuar haciendo un trabajo para él y se marchó, dejando además su trabajo.

Tratado Séptimo

En el último tratado, Lázaro cuenta cómo consiguió sirvió a su octavo amo, el alguacil, aunque lo deja cuando se proporciona cuenta de lo dañina que era la profesión. Lázaro consiguió el trabajo de pregonero de Toledo, cargo con el cual esperaba poder ganar el bastante dinero como para reposar y gozar de su vejez.
Su noveno y último amo fue el arcipreste de San Salvador, quien además le ofrece que se case con una criada suya, algo que Lázaro permite con gusto. No obstante, los comentarios señalan que esta criada tiene relaciones con el arcipreste, aunque este asunto se aclara de manera rápida.
Al final de la novela, Lázaro se casa con la criada y, por fin, diviértete con una vida feliz con una mujer a la que quiere, un descanso merecido, una vida tranquila y, más que nada, comida que jamás le faltará en la mesa.

Análisis de El Lazarillo de Tormes

El Lazarillo de Tormes es una obra anónima cuya autoría se ha atribuido a diferentes escritores durante la historia. Lo verdaderamente relevantes son el fraile jerónimo Juan de Ortega, dado que hallaron un borrador de la obra en su celda; Alfonso de Valdés, defendido por distintos filólogos; y Diego Hurtado de Mendoza, dado que se descubrieron unos papeles a su nombre en los que se leía la cita "un legajo de rectificaciónes hechas para la impresión de Lazarillo y Propaladia".
Fuera de quien fuere, esta obra inauguró la picaresca de españa, un subgénero que al inicio fue rechazado por la crítica conservadora, dado que su materia primordial es la moral y apunta la hipocresía de los humanos, más que nada esos más acomodados y con un falso sentido del honor. De eso trata exactamente esta obra: de cómo Lázaro sirve a un óptimo número de amos que simbolizan diferentes puntos de la sociedad de españa y que se asemejan los unos a los otros por su egoísmo y su codicia.
El Lazarillo de Tormes refleja la hipocresía moral y popular de los individuos a los que sirve el personaje principal, apuntando lo injusta y despiadado que es la vida y cómo cada cual debe ver por su cuenta para subsistir. Por eso, por medio de los ojos de Lázaro observamos una sociedad deshumanizada y donde la dignidad y el honor brillan por su sepa. Por esto, la Inquisición llegó a incluirlo en su lista de libros prohibidos.
Gracias a la predominación de esta novela, el chico Lazarillo se transformó en un personaje clave de la literatura de españa y, actualmente, sus andanzas se conocen comúnmente por millones de leyentes que han comprobado cómo esta obra anónima fue con la capacidad de marcar un profundo cambio en la crónica de la literatura de españa y universal.

Personajes de El Lazarillo de Tormes

Personajes principales:

  • Lázaro de Tormes: además popular como el Lazarillo de Tormes, Lázaro es el personaje principal de esta novela, la cual redacta en forma de epístola para "Vuestra Merced". Es el personaje principal e hilo conductor de las distintas historias. Hablamos de un jóven de origen humilde, huérfano de padre y cuya madre lo distribución como siervo. Su propósito en la vida es hallar seguridad y calma, algo difícil porque siempre se topa con amos egoístas que lo llevan a una vida de pobreza. Durante la historia contemplamos su desarrollo y madurez.

Personajes secundarios:

  • Tomé Gonzáles: padre de Lárazo, un molinero pobre que se dedicaba a quitar para hallar comida. Cuando lo se dan cuenta, es desterrado. Murió en la guerra cuando Lázaro era reducido.
  • Antonia Pérez: madre de Lázaro, que debe trabajar duro cuando enviuda para lograr sostener al reducido. Después se casa con Zaide. Con el tiempo, y gracias a su circunstancia económica, escoge dar a su hijo Lázaro como siervo.
  • Zaide: padrastro de Lázaro, un hombre de raza negra que le proporciona un segundo hijo a Antonia. Es acusado de robo, detenido y azotado.
  • El ciego: primer amo de Lázaro, el cual influye bastante en el avance de su personalidad. Es un hombre avaro y egoísta que maltrata y golpea a Lázaro, negándose a ofrecerle de comer. Lázaro escoge engañarlo para robarle comida.
  • El clérigo: segundo amo de Lázaro, un hombre hipócrita y corrupto que se niega a comunicar la comida que le sobra con el pequeño, lo que ordena a Lázaro a robarle pan.
  • El escudero: tercer amo de Lázaro, un hombre que vive pendiente de las apariencias. Por ello mismo, se ve un hombre rico más allá de ser pobre. No obstante, es tan clasista que se niega a trabajar o mendigar para hallar dinero.
  • El fraile de la Merced: el cuarto amo de Lázaro, un hombre al que le agrada bastante andar y es espiritual y mujeriego. Le regala unos zapatos a Lázaro, aunque éste lo deja agotado de tanto caminar.
  • El buldero: quinto amo de Lázaro, el hombre más mentiroso y ruin al que sirve. Hablamos de un hombre que se alía con el alguacil del pueblo para estafar a la multitud y hallar dinero.
  • El pintor: sexto amo de Lázaro, un hombre que se ocupa de colorear panderos.
  • El capellán: séptimo amo de Lázaro, con el cual llega a estar 4 años. Es el primero que le da un trabajo con sueldo al jóven, lo que le contribuye a hallar alguna seguridad.
  • El alguacil: octavo amo de Lázaro, que al ser útil a la justicia tiene un trabajo arriesgado.
  • El arcipreste de San Salvador: noveno y último amo de Lázaro. Es un hombre corrupto, pero asistencia al jóven a comprender a su futura mujer.
  • La criada del arcipreste: una mujer que se casa con Lázaro, ayudándolo a hallar la seguridad con la que siempre había imaginado.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello Política de Cookies