Campos de fresas: resumen y análisis

Resumen de Campos de fresas de Jordi Sierra i Fabra

Jordi Sierra i Fabra escribe en 1997 Campos de fresas, una novela de literatura juvenil donde se tratan temas delicados para los jóvenes españoles.

Narra la problemática tarea que es para los niños llegar a la edad adulta sorteando todo tipo de dificultades. El peligro del mundo de las drogas se presenta, junto al de la bulimia, como uno de los escollos más dificultosos a la hora de crecer.

El escritor catalán se propone abordar estos temas de la manera más literaria posible. En Campos de fresas, descubrimos cuáles son las aristas filosas de ese mundo a priori divertido e interesante y lo fácil que puede ser caer en una tumba. Cualquier joven puede ser víctima de la letra chica del contrato que firma con un dealer.

➡️ Tabla de contenido
  1. Personajes de Campos de fresas
    1. Protagonista:
    2. Personajes secundarios:
  2. Resumen de Campos de fresas
    1. Primera parte
    2. Segunda parte
    3. Tercera parte
    4. Cuarta parte
  3. Entrevista al autor
  4. Opinión de Campos de fresas

Personajes de Campos de fresas

Protagonista:

  • Luciana: es una joven de 18 años que ama jugar al ajedrez y ser responsable. Es cariñosa con sus vínculos. Al comenzar la historia se nos cuenta cómo cae en coma, resultado de una sobredosis que casi acaba con su vida. Eloi, su novio, hace todo lo posible por ayudarle una vez se entera de lo ocurrido.

Personajes secundarios:

  • Norma: es una muchacha de carácter fuerte. Se presenta como una hermana poco considerada hasta que ve a Luciana luchando por su vida. Cambia de actitud.
  • Cinta: Es la mejor amiga de Luciana. Está de novia con Santiago
  • Santiago: es amigo de Luciana, siente algo por Cinta.
  • Máximo: Un joven retraído que tuvo responsabilidad en la sobredosis de Luciana.
  • Loreto: Sufre de bulimia. Al ver lo mal que está Luciana promete no volver a vomitar.
  • Poli: Es el camell que facilitó la droga en la discoteca Pandora.
  • Inspector Espinós: es el detective encargado de investigar de dónde salió la sustancia.

Resumen de Campos de fresas

Primera parte

Luciana Salas, nuestra protagonista, una joven de 18 años responsable que ama jugar al ajedrez sale a bailar a la discoteca Pandora. Está muy contenta mientras disfruta la noche con amigos cuando se ve tentada a consumir éxtasis. Para poder durar toda la noche decide consumir la sustancia y cae en coma, su cuerpo no lo resiste. La trasladan al hospital. Escenario principal de la novela.

Cuando los padres llegan al hospital se encuentran con los tres mejores amigos de Luciana que esperan con desesperación el diagnóstico del médico. Mientras están en la sala de espera deciden comunicarle la trágica noticia al novio de Luciana: Eloi. También se lo comunican a Loreto, que sufre bulimia.

Luciana depende de muchos aparatos para mantenerse con vida. Su estado es crítico, ella está en coma. El éxtasis que consumió lo distribuyó Poli, un joven adicto que es camello. A pesar de lo que le pasó a Luciana él sigue compartiendo drogas con Néstor, aunque le sugiere tener precaución, a sabiendas de lo que le sucedió a Luciana.

También acude al hospital Norma, la hermana egocéntrica que siempre piensa en sí misma. A lo largo de la novela ella irá aprendiendo a pensar un poco en los demás y no encerrarse en ella misma. Le preocupa mucho cómo está su hermana.

Un médico les pregunta a los jóvenes qué había consumido Luciana, particularmente para saber cuáles eran los efectos que podría estar sufriendo. Los amigos le cuentan que consumió éxtasis, al igual que ellos, solo que en mayor cantidad

Eloi llega al hospital y discute con los amigos de Luciana por no tener conciencia de lo que pudiera ocurrir luego de consumir. Para evitar un alboroto mayor decide marcharse. Norma lo ayuda a colarse en el cuarto de su novia porque los médicos no lo dejan. Luciana aún en coma puede sentir la presencia de Eloi y grita en su cabeza lo suficiente para que los que estaban en el cuarto notasen algún movimiento. Lo consigue.

Segunda parte

En esta segunda parte la policía obtiene un papel más relevante ya que para aclarar lo ocurrido se propone perseguir la pista. Así conocemos a Vicente Espinós, quien interroga a los amigos de Luciana. Él es el inspector. Consigue que los jóvenes le cuenten cómo era la droga, en que circunstancias la consumieron y cómo era el envoltorio. El éxtasis venía en una caja con una media luna reflejada.

Eloi, sin la paciencia del inspector, confronta a sus amigos para averiguar más datos por sí mismo. Lo indigna descubrir que los amigos de Luciana tenían más pastillas de éxtasis. Les pregunta por qué. Quiere saber por qué ellos están bien y su novia no. Sospecha de Máximo, cree que él fue quien le proporcionó la droga a Luciana, Máximo indignado apunta contra Raúl, otro de los amigos.

Es entonces que el novio de Luciana comienza a buscar a Raúl sin éxito. Eloi se entera, por medio de sus amigos, que puede encontrarlo en una discoteca distante; mientras tanto Cinta logra comunicarle a Loreto que Luciana está en coma. Cuando Eloi encuentra a Raúl logra que este le cuente cómo trabaja: lo hace con un camello que suministra la sustancia por las discotecas del lugar a cambio de grandes sumas de dinero

Cuando Eloi le cuenta a los amigos de Luciana que cree saber donde encontrar al camello y que él conseguiría la cápsula que contrarresta los efectos del éxtasis los amigos lo escuchan atentamente. Por otro lado, el médico descubre que la droga que Luciana había consumido no era éxtasis como todos pensaban sino una droga llamada Eva, altamente peligrosa. Esta sustancia mortal tiene efectos muy profundos e intratables.

En el hospital un periodista trama una artimaña para enterarse de todo lo que sucede con Luciana. Consigue sonsacarle información a Norma haciéndose pasar por empleado del departamento antidroga, de esta forma consigue todo lo necesario para publicar en su columna todo lo referido a este altercado.

Tercera parte

Eloi decide ir a la discoteca donde presuntamente estaría el camello que distribuye Eva. Asiste con CintaMáximo, y Santiago. Todos juntos rodean el edificio para que no pueda escapar sin ser descubierto, es de esta forma que descubren que en el baño hay unos ventanales que podrían ser muy oportunos para escapar en caso de ser necesario.

Santiago comienza un periodo de reflexión. En su casa lo habían criado muy rigurosamente y sabe que no está bien consumir drogas. Por otro lado está su interés por Cinta y por Luciana, no sabe quién le gusta más. Recuerda que estuvo muy cerca de tener relaciones sexuales con Cinta aunque ella lo detuvo argumentando que no podían hacer eso mientras Luciana estuviera en esas condiciones, luchando por su vida.*

Cinta también se interna en sus recuerdos intentando recordar cómo conoció a Luciana, pero los recuerdos se emborronan y siempre termina recordando la última imagen que tiene de ella: tirada en el suelo producto de la sobredosis. Máximo, por otro lado, recuerda cómo entregó y distribuyó entre sus amigos las drogas, por lo que nos enteramos que Eloi tenía razón al desconfiar de él.

Todas estas reflexiones inauguran una sección muy particular de la novela y nos muestra los múltiples planteamientos que puede generar, en la interioridad de uno, encontrarse con una situación límite.  Loreto, por ejemplo, piensa acerca de su bulimia, y cómo siempre que se ve en un espejo se encuentra insatisfecha. Ella recuerda a Luciana y lo comprensiva y compañera que se había mostrado con ella. Le había prometido acompañarla frente a esa enfermedad siempre.

Finalmente, Eloi, piensa en el primer acercamiento que tuvo con Luciana, su primer beso. Todo esto lo llena de coraje y le da fuerzas para encontrar al distribuidor de Eva. Mientras espera la llegada del camello, Eloi habla con Norma para que le diga a Luciana cuanto la quiere. Todos los amigos aguardan con impaciencia poder conseguir una pastilla de esa droga para que los doctores puedan determinar sus ingredientes y constituir un antídoto para reanimar a Luciana.

En el hospital todo seguía igual hasta que Luciana comienza a tener espasmos y los doctores tienen que calmarla. En la narración vemos cómo Luciana camina por un sendero y ve una luz al final, hay una voz que la insta a escoger entre una vida llena de paz o la desaparición por vivir frenéticamente. Al borde de la muerte, Luciana elige la vida de paz y su cuerpo deja de tener espasmos. Su cuerpo se relaja y el médico le comunica a los padres que el riesgo de perderla disminuyó.

El detective sigue la pista de Poli, cree que él está vinculado con lo que sucedió en la discoteca Pandora, de esta forma consigue conocer al camello que distribuyó la droga. Esto lo lleva a descubrir que existe otro camello conocido como Lorenzo Roca, que actúa en múltiples discotecas de la región. Un conocido de Poli, un tal Alejandro Castro, se ve involucrado, pero antes le aconsejan a Poli que se deshaga de las drogas para despistar al detective

Cuarta parte

En esta última sección Eloi va al baño de una discoteca y encuentra a Poli  y un camello comerciando con éxtasis y Eva. Poli se asusta e intenta huir pero el novio de Luciana lo persigue. Alerta a todos los amigos para que eviten que escape. Mientras todo esto sucede, el camello logra huir por otro lado.

El camello derriba a Cinta y a Santiago para huír. Por otro lado, Poli se encontraba corriendo hacia el parking, cuando se ve interceptado por el inspector, que al ver cómo Eloi perseguía a Poli intenta detenerlo. Todo el grupo acabó persiguiendo a Poli salvo Máximo, que tenía alucinaciones e imaginaba a Luciana teniendo una sobredosis.

En la desesperada huida Poli tropieza y se da un golpe en la cabeza. El frasco donde tenía las pastillas termina cerca de una alcantarilla y el contenido cae por ella. Todos los chicos temen que el golpe que se llevo Poli en la cabeza le impida compartir sus conocimientos sobre la droga. Afortunadamente Cinta consiguió una pastilla porque Poli había corrido con el frasco abierto.

El inspector imputa al camello y la sustancia tóxica deja de circular en las calles. Loreto supera su problema de bulimia. El final es feliz dado que gracias a la pastilla obtenida por Cinta los doctores logran dar con el antídoto y Luciana consigue despertarse del coma.

Entrevista al autor

He aquí una entrevista al autor que deja entrever sus logros y sus objetivos. ¡Campos de fresas es solo una de sus obras!

Opinión de Campos de fresas

Campos de fresas es una lectura que subestima la inteligencia de los jóvenes. Con personajes maniqueos que alternan entre seres ingenuos e inocentes y demonios vende drogas. Quizás a los jóvenes de antaño una lectura tan simplista de la realidad pudiera servirles, no estoy seguro. Creo que los argumentos que sostienen la bondad y la maldad de los personajes son poco verosímiles y solo lograron alejarme de ellos.

En cuanto al estilo y la cuestión meramente literaria soy más benévolo. La narración está bien llevada y sí se aplica bien dentro de la categoría primeras lecturas.

Considero que hay poca reflexión sobre las drogas porque el problema no es abordado objetivamente sino desde una perspectiva moralista.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello Política de Cookies