Conoce los signos y síntomas de la obesidad infantil

Hoy voy a hablarte de los signos y síntomas de la obsesidad infantil. Pon atención porque la salud y la vida de tus hijos podría estar en peligro.

signos y síntomas de la obesidad infantilLa obesidad es una enfermedad crónica tratable, que surge debido al exceso de grasa en el cuerpo.

Esta enfermedad por sí misma representa muchos problemas por sí mismo, pero además los expertos han notado que exagera y agrava patologías como diabetes, hipertensión, complicaciones cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Por todo esto y más, es importante conocer los signos y síntomas de la obesidad infantil, porque en un adulto es grave pero aún más tratable de lo que lo es en un niño que podría permanentemente ocasionar una condición como las que mencioné hace un segundo.

Signos y síntomas de la obesidad infantil: Lo físico

Se considera que una persona sufre de obesidad cuando el peso de la persona supera en un 20% el punto medio de la escala de peso según su peso/estatura.

Esta obesidad, se puede clasificar conforme a por cuánto peso es: leve (20 a 40% de sobrepeso), moderada (41-100% de sobrepeso) y grave (+100% de sobrepeso).

Con esto en mente, comencemos a pensar en los síntomas de la obesidad. Primeramente nos encontramos con la acumulación del exceso de grasa debajo del diafragma, que puede ejercer presión en los pulmones, por lo que puede ser difícil respirar y por ende, sufrir ahogos.

Esto puede afectar el sueño de forma grave, donde por ejemplo se ocasiona la apnea del sueño, que es la parada momentánea de la respiración durante el sueño, causando somnolencia durante el día y otras complicaciones también preocupantes.

El aumento de peso que representa la obesidad, ocasiona también daños en la estructura física de la persona, porque el cuerpo no está diseñado para cargar tanto peso extra.

Piensa que todo el peso está siendo sostenido por los pies, muchos poseen el mayor peso en el torso hasta acabar en piernas flacas, lo que puede ocasionar problemas ortopédicos, que puede ir desde dolor en la zona inferior de la espalda y otros dolores en las caderas, rodillas y tobillos.

Otro de los síntomas están en los trastornos cutáneos, que es bastante simple de explicar: exceso de sudoración. Como tienen una superficie corporal escasa con relación a su peso, no eliminan el calor de forma tan efectiva y eficiente, sudando más que los delgados. También sufren de tumefacción en pies y tobillos por la acumulación de cantidades pequeñas de líquido.

Signos y síntomas de la obesidad infantil: Lo conductual

Los cambios físicos son siempre los más obvios, como el aumento de peso o volumen en la persona, pero además existen conductas que se asocian con la obesidad infantil:

– Sedentarismo. Esta conducta, que aparte está relacionada con el aumento de peso, significa básicamente que la persona no está teniendo suficiente actividad física.

Está en un sólo sitio todo el día, como si estuviera reposando.

Es común hoy en día en los niños debido a que pasan mucho tiempo frente a la televisión o a la computadora, oscilando entre 3 horas hasta quizás 5 diariamente, todo esto genera a largo plazo obesidad.

–  Hipoactividad. Este término se refiere a que no están teniendo mucha actividad física, más que nada considerando el número de calorías que consumen diariamente.

Es decir, si se consumen 1200 calorías que es un promedio común, pero no hacen actividad que queme esas calorías, automáticamente se puede asumir que habrá un aumento de peso significativo.

– Constante hambre. Es verdad que los niños en desarrollo necesitan comer mucho, pero hay límites. Necesitan comer frutas y verduras, pero todo lo demás de forma moderada.signos y sintomas en la obesidad infantil

También si no incluyen suficientes nutrientes y agua a su dieta, es probable que se muestren hambrientos aun cuando ya comieron lo suficiente.

Por eso deben cuidar mucho su dieta e ingesta diaria.

– Estrés. El estrés es el pan de cada día, y además de los muchos daños a nivel neuronal que ocasiona, también ocasiona un aumento de peso, porque el estrés desgasta al cerebro, no le permite descansar apropiadamente y crea la sensación de hambre.

– Depresión. Normalmente se piensa que la depresión ocasiona la pérdida de apetito, pero también puede ocasionar todo lo contrario.

Que es querer comer sin límites, por lo que hay que tener cuidado con la expresión emocional de nuestros niños.

Ahora ya conoces algunos signos y síntomas de la obesidad infantil, que son muy importantes para la detección temprana de esta situación.

Si además te diste cuenta que tu niño sufre de esta condición, te recomiendo acercarte al método Gabriel que ha comprobado ser efectivo para la pérdida de peso, sin necesidad de sufrir mucho ni hacer ejercicio excesivo, únete al grupo de individuos que se han despedido de su figura anterior.

 

Speak Your Mind

*

Resuelve La Ecuación: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.